Alias Grace

Una de las cosas que suelo decir(me) es que estoy hecha a retales. A veces me siento la suma de momentos, sensaciones y situaciones que me han definido; y ni siquiera sé cómo ordenarlos, o si encajan del todo bien entre ellos.

Soy Lois Lane en el número 170 de Wonder Woman, la que aprendió a ir en bici cuando aún lloraba de la caída anterior y la que se manda callar en voz alta cuando no puede soportar seguir dándole vueltas a algo que piensa que hizo mal.

Ojalá pudiese crear una narración lineal y coherente sobre mi persona. Esto, desde una perspectiva interna. No quiero ni pensar qué pinta tendrá desde fuera. ¿Pensarán que no es coherente con el personaje?

Ya sé que no soy un personaje y que probablemente nadie me preste tanta atención; pero ello no obsta para que piense que si fuese la protagonista de un libro, me criticarían por contradictoria, incoherente, poco definida. ¿Qué tipo de persona soy si no valgo ni para personaje de novela?

alias grace netflix 2

Sarah Gadon es Grace Marks en la serie de Netflix

Quizá por eso la serie que más me ha gustado de este año -y por ahora- ha sido Alias Grace. La serie es una adaptación de la novela homónima de Margaret Atwood, en la que se narra la historia de Grace Marks, condenada por un doble asesinato. Margaret Atwood se basa en una historia real para mostrarnos las distintas versiones del homicidio de Thomas Kinnear y Nancy Montgomery, jefe y ama de llaves de la protagonista, respectivamente.

Lo cautivador de la serie es su construcción. O deconstrucción, según se mire. La historia de Grace está contada por ella misma; pero a lo largo de los seis capítulos, a esa historia se le suma el relato que de ella se hizo en los periódicos, las declaraciones judiciales, las confesiones y declaraciones de terceros… El espectador no sabe cuál de esas versiones es real y cuanto más avanza la serie, menos certezas existen.

El relato de Grace cambia, igual que nuestra visión de ella: ¿Es solo una niña perdida? ¿Finge esa ingenuidad? ¿Es una mente retorcidamente inteligente? ¿Es una víctima más? La serie nos proporciona un conjunto  de situaciones determinantes de la personalidad de Grace Marks, de las que tampoco sabemos si ocurrieron exactamente así y que no sabemos cómo encajar entre sí.

La protagonista está hecha a parches, sus vivencias están cosidas una al lado de la otra como la colcha que teje durante la serie.

alias grace colcha

Las colchas, patrones y su simbolismo

Hay un momento en el que le preguntan qué patrón elegiría para su propia colcha y dice que no lo sabe. El Buen Doctor Jordan duda de su respuesta, creyendo imposible que con todo el tiempo que ha tenido para pensar en ello -al fin y al cabo está presa-, no haya elegido todavía un motivo que bordar. Aquí entramos en la segunda cuestión que me ha llamado la atención de la serie. Puede que su respuesta sea cierta. Porque… depende.

Además de las distintas versiones de la historia y personalidad de Grace, provinientes de diversas fuentes; la propia Grace Marks varía su relato en función del receptor. Para sobrevivir y salir lo mejor parada posible, se cuenta a sí misma de la forma que piensa que más va a complacer al destinatario.

Así se presenta una imagen difusa de la observada en la que el hilo conductor es ella misma, y ella misma la que otorga coherencia a todas las personalidades presentadas. En su complacencia hay cierta rebeldía, al nunca revelarse por completo; y cierto control, al fin y al cabo es ella la que decide qué y cómo mostrarse.

Esto me ha dado paz. Quizá no sea tan raro sentirse un montón de retales. Quizá la diferencia entre ser una maraña de telas y una colcha de patchwork sea intentar componerse, narrarse, entenderse y al final puede salir algo bonito. Y en todo caso, la coherencia personal, cara al exterior, es algo de lo que somos dueñas.

Alias grace Netflix

Escribir una leyenda

Sé que esto es relativo, teniendo en cuenta que ya se ha decidido la historia oficial de la protagonista y por ello es encarcelada; pero también puede hacerse la lectura de que si nos dejan contar nuestra propia historia, al final, también podamos recuperar el control de nuestra vida.

 

Podría acabar aquí, pero este texto merece una adenda. 

Alias Grace también me ha dado rabia. La rabia que se crea al ver que una mujer tiene que ser siempre complaciente con los hombres, por su propia seguridad, y que su mejor baza es ser adaptable a las distintas situaciones. Resulta irónico que, siendo esta mutabilidad su mejor defensa ante el mundo, sea en algún momento considerada como una enfermedad. La fina línea entre ser siempre complaciente, o una loca, histérica o una mala mujer.

Aunque quizá lo mejor es ver la serie -o leer el libro-, porque existen infinidad de matices y qué mejor que conocer el relato de primera mano.

Libro alias grace

El libro en una de sus ediciones

Si queréis podéis invitarnos a un café en Ko-Fi, mandarnos un correo a fangrrrlpodcast@gmail.com, o encontrarnos en Twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s