Hulka, deconstruída.

Siempre leí la Hulka de Slott como una mujer que decide proyectar la mejor parte de sí misma -una amazona esmeralda- y ocultar toda la humanidad que la hace defectuosa.

Jennifer Walters puede elegir ser Hulka, ¿y quién no iba a querer ser una gigante verde, segura de sí misma, invulnerable y con una envidiable melena?

Hulka es una bella monstrua y ha aprendido a mantenerse en la fina línea entre la monstruosidad aterradora y la irrelevante humanidad.

Así, en su origen como “Savage” se dieron cuenta de que ciertas actitudes no casan bien con Lo Femenino. Las mujeres furiosas no venden, hay que rebajar la furia, aunque manteniendo la imponencia física. Venden más las mujeres Sensacionales.

she_hulk_abusive_advertising_0

La realidad y la ficción son un pasillo de espejos, y yo miraba a Hulka y lo entendía: hay que encontrar el equilibro entre ser una mujer con carácter, pero sin llegar a ser una loca.

Aprendí con ella. La vi beber de más y romper una fotocopiadora al sentarse encima para, sí, lo sé, fotocopiarse el culo. Su monstruosidad era divertida, salvaje en el sentido de alocada, imperfecta pero admirable. Y creció. Aprendió a esforzarse más, al ritmo de temazos ochenteros. Y aprendió a ganar con la cabeza.

También me gustó la etapa de Soule, más seria, más mayor, más centrada. Enfrentándose a los problemas de traje. Me encanta ver a una mujer verde y enorme ante un jurado.

Sé que es una lectura parcial, y que me dejo cosas de Byrne, Peter David y por supuesto intervenciones y apariciones en tantas otras series ( Fuerza V, gracias por existir). Ha perdido y recuperado su habilidad para convertirse, se ha descontrolado y esas cosas.

Pero esta es mi Hulka, la mujer que aprendió a equilibrar su carácter, primero en lo monstruoso y luego en lo alocado.

Para mí, Hulka quedaba perfectamente definida en una viñeta de Patsy Walker, en la que está con ella tomando unas copas, llega un pesado a decirles algo y ella pone cara de “hasta el culo de esta mierda, pero tranquilízate” mientras da un sorbo a su copa. Jen podría reducirte a un lapo en el suelo, pero elige poner cara de pocos amigos porque sabe que es suficiente para que la dejes en paz.

Entonces, ¿qué pasa cuando ya no puedes ser gigante y verde? ¿Qué pasa cuando no puedes controlar tu monstruosidad? ¿Qué pasa si ya no tienes fuerzas para ser…tú?

Tras la Civil War II, Hulka está en coma y cuando despierta descubre que han matado a alguien muy importante para ella; por lo que está lidiando con el duelo y el estrés post-traumático en la etapa que quería comentar hoy: Jennifer Walters. Hulka. Deconstruída.

Aparece Jennifer Walters dando vueltas por su piso, con un programa de tartas de fondo en el ordenador. Su piso le es extraño. No llega al espejo. En el trabajo le recuerdan que no es verde. Se recuerda constantemente a sí misma que nada es normal. Su vida le es extraña.

¿Qué haces cuando la rabia que te definía y en lo que has basado toda tu vida te asusta?

¿Qué haces cuando el mundo espera una bella monstruosidad y tú solo puedes darle humanidad… o un auténtico monstruo?

Hulka se ha pasado toda la vida proyectando la imagen de sí misma que más le gustaba, una imagen que enamoró a miles, la hizo quien es y alrededor de la cual construyó su vida. Y ahora no puede. Y tiene miedo de que el mundo y sus amigas descubran quién es en realidad y no les guste lo que hay. ¿A quién le gusta un monolito gris hormigón a punto de resquebrajarse?

A mí.

Esta etapa es Hulka luchando contra lo que se espera de ella y contra sí misma, conteniendo al Monstruo que siempre ha estado dentro de ella y que ahora mismo es incapaz de moldear. Si aparece el monstruo será en su estado más puro y no sabe si será capaz de controlarlo, por otro lado. ¿puede seguir fingiendo que esa Monstrua no forma parte de ella?

516806._SX1280_QL80_TTD_

He intentado explicar lo mejor posible cómo Mariko Tamaki me ha roto completamente con este tebeo, cómo me sigue rompiendo al pensarlo y cómo para mí ha pasado directamente a ser uno de los tebeos que ocupan un lugar muy especial. Quizá cambie de opinión, porque la serie la han cancelado (para marzo en EEUU). O quizás es que efectivamente las mujeres monstruosas, las locas y las rotas no venden. Pero sí existimos y al menos alguien se ha preocupado en reflejarlo.

 

 

 

Si queréis podéis invitarnos a un café en Ko-Fi, mandarnos un correo a fangrrrlpodcast@gmail.com, o encontrarnos en TwitterAdemás de escucharnos en Ivoox, donde somos Fan Grrrl

Anuncios

Un comentario en “Hulka, deconstruída.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s